OSASUNA  NORBERAREN  BARRUTIK  AZALERATZEN  DA.

El frio derrama cuando el cuerpo aguanta sus lágrimas.

El dolor de garganta aprieta cuando no podemos comunicar nuestras aflicciones.

El estómago se quema cuando el enfado no ha sido liberado.

La diabetes se expresa cuando la soledad duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción sobrepasa.

Jaquecas aparecen cuando las dudas aumentan.

El corazón estalla cuando el significado de la vida se ofusca.

Aparecen las alegrías cuando ser perfecto llega a ser intolerable.

Las uñas se rompen cuando las auto-defensas están amenazadas.

El pecho se encoge cuando el orgullo nos esclaviza.

La tensión sanguínea aumenta cuando el miedo nos encarcela.

La neurosis paraliza cuando el “niño interior” está abusado.

La fiebre arde cuando las defensas emocionales estallan los horizontes de inmunidad.

La cosecha siempre viene después de la siembra… Presta especial atención a lo que siembras, dado que su cosecha es inevitable.